El must de cada temporada: el cambio de armario

Si no tienes un vestidor del tipo de los de Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva york, probablemente estés pensando en que dentro de nada, si no lo has hecho ya,  te tocará hacer el cambio de temporada.

Cierto es que por esta zona, el tiempo siempre nos lleva un poco locos… ahora calor, luego un poquito de fresco… de nuevo calor… una tormenta… y de nuevo calor, hasta que ¡zas!, llega el frío. Y eso es lo que muchas veces nos frena a la hora de empezar a pasar la ropa del altillo al armario y viceversa. Sí o sí, toca analizar la ropa en cada temporada.

Yo lo primero que hago es sacar toda la ropa, y la voy amontonando por tipos de prendas. Y ya que dejo el armario lo que se dice “en cueros”, aprovecho también para limpiarlo en profundidad.  Analizo todas las prendas para ver su estado para ver si algo ya está muy desgastado, si hay algún roto o descosido que se tenga que arreglar o, prendas que se han quedado pequeñas.

Después de analizarlas, me deshago de lo que ya no voy a utilizar e intento buscarle alguna utilidad. Por ejemplo, aquello que está en buen estado pero se me ha quedado pequeño o sé que no me lo voy a poner, por la razón que sea, pienso en a quién de mi entorno le puede gustar y si le gusta se lo regalo.

Seguro que alguna vez te has encontrado con “esa prenda” que el año pasado dijiste: “no me lo he puesto pero lo voy a dejar por si el año que viene… que creo que me lo pondré”. Créeme, no te lo vas a volver a poner y está ocupando el hueco de otra que sí.

Voy anotando las prendas que han salido del armario y que no van a volver a entrar, porque si he retirado un pantalón chino básico, por ejemplo, un pantalón nuevo de esas características tiene que entrar. De esa manera no te pasará eso de “no tengo nada que ponerme”.

Recuerda analizarlo todo, y cuando digo todo, es todo. Repasa los zapatos que vas a guardar en el fondo del armario, mira que estén todos limpios y que tengan las tapas en buen estado. Aunque los bolsos suelen ser más versátiles, tenemos que ojearlos también y, ver si hay que retirar alguno, y mira en su interior, no sea que encuentres algo que andabas buscando 😉

No te olvides tampoco de la ropa interior, panties, sujetadores, braguitas, calcetines, calcetas, camisetas interiores… Sí, lo sé, pensarás que eso ya lo haces en tu día a día en la colada, pero ya que estás, mejor revísala.

Intento tenerlo casi todo colgado en las perchas: vestidos, pantalones, blusas, camisas y camisetas, siempre y cuando no sean de un tejido que se descuelguen. De esta manera lo tengo todo más a la vista a la hora de elegir. El resto ya doblado.

En los cambios de temporada de invierno a verano, procuro dejar a mano alguna que otra prenda de entretiempo y abrigo, como rebecas, alguna camiseta de manga larga finita, pañuelos y una camiseta interior. Y en el cambio de verano-invierno, dejo camisetas básicas de manga corta, una blusa, un bañador y chanclas (nunca sabes cuándo te van a invitar a una sesión de spa o por qué no, ir a darte un baño a una pisci climatizada).

¿Y cómo mantener la ropa que vas a guardar para la siguiente temporada?

Sí, las famosas bolitas antipolillas, que a mí, de verdad, me da lo mismo que ponga que huelen a lavanda, porque no me gustan… pero todo sea para que la siguiente temporada de tu armario no se llame “agujeros en mi ropa” 😉

¿Cómo vas de espacio para ese almacenaje? Si tienes poco espacio y no lo has hecho nunca, prueba a envasar la ropa al vacío, te ocupará mucho menos. Pero no te recomiendo que lo hagas con ropa delicada.

Y hablando de ropa delicada, ésta y la blanca, las envuelvo en papel de seda para que se mantenga mejor, cosas que aprendes de tu madre 😉  De ella también aprendí otro truco: las pastillas de jabón en el armario para que éste huela bien cada vez que lo abres, y hoy en día hay una gran variedad de ellos.

Foto de una de las pastillas de jabón de la página de Olivia the shop

Foto de una de las pastillas de jabón de la página de Olivia the shop

Otras cosas que también he ido alternando, es rociar el armario y la ropa con mi propio perfume, o poner un pequeño recipiente con algodones impregnados en suavizante. Prefiero todo esto a las bolsitas que venden en los supermercados.

Todas estas cosas y muchas más las hago cuando voy a hacer análisis de fondo de armario. Os ayudo no solo a ordenarlo, si no a sacar partido a vuestras prendas y que no os pase lo que pasa en estas viñetas 😉

ImagendeMaitenajpg

Imagen de la ilustradora Maitena

Y como dice Lucía Be en su página en una de sus láminas:

Ilustración de Lucia Be

Ilustración de Lucia Be

Y si queréis conocer el interior de mi armario, igual se deja caer por aquí pronto 😉

Espero que te haya sido útil  y si te ha gustado, compártelo ;*

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *